Las piezas a medida han sido creadas por artesanos en los talleres de LOEWE en Francia y España, mostrando la artesanía histórica de la casa. Trabajando en colaboración con la diseñadora de vestuario Shiona Turini, los looks combinan conceptos futuristas con una estética teatral de la era disco; robots y máquinas se encuentran con cristales de alto brillo, látex y piezas de cuero impresas en 3D. Los motivos de manos surrealistas de la pasarela FW22 de LOEWE se remezclan en monos, y una paleta de colores de cromo, plata, negro, blanco y gris contrasta con rojos y dorados audaces.